¿Te parece interesante nuestro contenido? Compartelo!

 

¿Cómo iniciar la implementación de la agilidad escalada?

Desde hace un buen tiempo, los expertos en agilidad han discutido arduamente sobre el tema de los frameworks. ¿Cuál es más conveniente?, ¿Por qué inclinarse por uno y no por otro?, ¿Cuál es el riesgo?, etc.

Ciertamente es un punto importante a estudiar. La elección de un método para la implementación del agile es una tarea delicada. Sin embargo, la experiencia me dice que, en muchas ocasiones, este debate se da dentro de las organizaciones cuando aún no cuentan con el ecosistema apropiado.

Lo veo así: cuando alguien comienza a jugar tenis, lo primero que se le enseña es a tomar la raqueta, identificar los diferentes golpes, ejecutarlos, etc. En una primera fase, el aprendiz siempre va a pelotear de fondo. Peloteo largo y continuado para que el cuerpo se adapte al ritmo y comience a trabajar su memoria muscular. Se practica saque, derecha, revés, smash, drop shot, volea, entre otros.

Ahora bien, una de las cosas más difíciles de entender en el tenis es la movilidad. De hecho, una de las últimas variantes que se enseñan es cuándo y cómo subir a la red. Es uno de los movimientos más complejos, puesto que exige no solo capacidad técnica, sino visión estratégica del momento y la jugada. Entonces, cuando alguien inexperto trata de subir a la red, generalmente termina fracasando. Da lo mismo si volea bien o mal… probablemente carezce de la visión integral que necesita un movimiento como ese; por tal motivo es que siempre se deja para el final; es decir, cuando ya el aprendiz tenga las nociones del juego asumidas a cabalidad.

Lo mismo ocurre con la agilidad escalada. Definir un Framework es fundamental pero de nada sirve si la empresa o los miembros del proyecto no cuentan con la madurez y el enfoque que exige la agilidad.

Es decir, hay varios ítems que se deben tener claro antes de emprender cualquier acción. Por ejemplo:

No se debe aplicar Scrum por el simple hecho de hacerlo. Se deben tener claras las razones de porqué estamos aplicando agilidad, no como fin, sino como medio para obtener un resultado. Si no podemos orientar la metodología hacia los objetivos, el esfuerzo no servirá de nada.
Debemos estar seguros que la empresa o los miembros del proyecto manejen los conceptos básicos que exige la agilidad. Debemos percatarnos si están capacitados para asumir este nuevo mindset.
Debemos asegurarnos que los participantes no solo manejan el cuerpo teórico de la agilidad, sino que comparten los paradigmas comunicacionales, valores y cultura que exige esta nueva metodología.
Es fundamental iniciar con una base sólida. La agilidad no es un fin. Por ello, es importante capacitar a los participantes, brindarles las herramientas para que se adapten a este nuevo ecosistema de trabajo y, allí, solo cuando alcancemos ese punto, podemos comenzar a definir las cuestiones técnicas que el proceso mismo requiere.

No subamos a la red sin estar preparados. Vamos a perder el punto.

PS: Y tú, querido lector, ¿qué otros ítems consideras son necesarios trabajar antes de escalar la agilidad?

René Carreño - Gerente TI y Desarrollo Edutecno


https://www.linkedin.com/pulse/c%25c3%25b3mo-inici

COMENTA AQUI

(Opcional) Adjuntar foto 100x100

 

Sobre el Blog

Nuestro Blog es un espacio dedicado a los temas de interés en las tendencias de educación, ciencia y tecnología en el mundo mercado laboral.





Suscríbete

Y recibe las últimas noticias sobre nuestros programas en tu correo